1

 

Nuestro país cuenta con innumerables rincones místicos o espirituales, que han atrapado la atención de viajeros que muchas veces sin ningún tipo de planificación, los visitan y los recomiendan, incentivando de esta manera el turismo religioso en Venezuela.

El Santuario de Betania ubicado en la población de Cúa en el estado Miranda, es una de esas paradas. Este lugar localizado a 1 hora y 30 minutos de Caracas, comenzó a cobrar importancia el 25 de marzo de 1976, cuando se convirtió en escenario de la primera aparición de la Virgen María a la nombrada Sierva de Dios, María Esperanza de Bianchini. En aquel entonces, el espacio era una finca llamada Betania, donde se cultivaba café, cacao y caña de azúcar.

 

1
Desde ese acontecimiento hasta ahora, han transcurrido exactamente 40 años y el lugar sigue sumando devotos e incluso curiosos, que desean conocer el Monumento de la Virgen, anclado en la ladera de una montaña, rodeada de un hermoso jardín de calas que engalanan la imagen mariana. En la entrada del Santuario de Betania se puede visualizar un gran monumento que representa la Puerta Santa de la Misericordia, en honor al Año del Jubileo de la Misericordia, según se puede leer en una identificación de la misma.

Ingresar a este Santuario es deshacerte de todas las preocupaciones, pues el clima de paz y tranquilidad que invade el lugar se apodera de los presentes. Sus instalaciones cuentan con paredes llenas de placas en agradecimiento a la Virgen de Betania, una pequeña plaza donde te puedes sentar a contemplar el paisaje, un templo techado y al aire libre donde se oficializan misas, una especie de fuente y un río donde los creyentes recogen agua bendita.

3

Quienes visitan esta parada religiosa lo hacen por varios motivos: salud, empleo, bienestar, pago de promesas, agradecimiento u otros. Hay quienes vienen de cerca, otros de lejos, movidos por la fe y la devoción hacia la Madre de Dios, que hoy congrega a propios y visitantes en un espectacular y relajado espacio natural, que te invita a reconciliarte con Dios y la naturaleza. Antes de visitar esta parada religiosa, no olvides que está prohibido:

-Entrar en short, escotes y trajes de baño.
-Bañarse en el río.
-Fumar e ingerir alcohol o sustancias tóxicas en las instalaciones.
-Ingresar con mascotas
-Ingresar con patines, patinetas o motos.
Texto y Fotos: Joselina Rodríguez

Leave a Reply

Your email address will not be published.